CLICK HERE FOR BLOGGER TEMPLATES AND MYSPACE LAYOUTS »

11.09.2009

En el bosque.


A cuatro o cinco metros.
Las hojas crujían.
Oscuridad.
Viento.
Su pelo rojo y de pronto un destello. Corría con todas sus fuerzas pero él le sacaba ventaja siempre.
Siempre.
Maldijo mentalmente. Alargaba el brazo y gritaba su nombre, pero el viento se llevaba las palabras a lo alto de las ramas del bosque. Corría y su pelo rojo actuaba como una capa cubierta de sangre. Él se alejaba cada vez más y el corazón le palpitaba salvajemente en el pecho por el esfuerzo. Una lágrima se perdió rápidamente entre las hojas. De pronto él se paró en seco y ella abrió los ojos sorprendida. Él sonreía dulcemente, alargó un brazo y ella lo imitó, rozando las yemas de sus dedos. La sonrisa desapareció de los labios y él volvió a correr. Ella vio cómo él volvía la cabeza y seguía sonriéndole. Se miró los dedos y entonces lo comprendió todo.

Él era su amor platónico.

Siempre lo había sido.

4 almas absorbidas:

Hollie A. Deschanel dijo...

Pero incluso aunque sea su amor platónico, él era real y algún día se lo diría.

Muás!

Nirei dijo...

Uhm...

Selina dijo...

maravilloso ^^

Selina dijo...

Muchas gracias por pasarte ^^
y felicidades atrasadas

me encanta cómo queda esta entrada con la música de Muse, le da una sensación de movimiento y encanto muy especial